Bienvenidos a la Bajada de la Virgen de Las Nieves, Isla de La Palma - Islas Canarias.

Hasta la próxima Bajada:

18 may. 2012

XLII Fiesta de las Madres Real Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves

El próximo domingo 27 de mayo de 2012 tendrá lugar el emotivo homenaje que se tributa anualmente a la Virgen de Las Nieves “como Madre de todos los palmeros y, en general, a todas nuestras madres”.

La Fiesta de Las Madres se celebra en honor a la Virgen, a nuestras madres –tanto vivas como difuntas- y a la propia Isla, en representación de la Madre Naturaleza.

Fue instituida en 1971, por lo que en esta edición se cumple su fiesta número cuarenta y dos. Debido al arraigo que ha alcanzado en el Pueblo Palmero, se trata de la segunda festividad mariana más importante del año en el Real Santuario, después de las Fiestas Mayores de Agosto.

Tras tomar posesión de la parroquia el 11 de octubre de 1970, el actual rector del Santuario -don Pedro Manuel Francisco de Las Casas- instituyó esta celebración, conjuntamente con los “Coros y Danzas de la Sección Femenina”.

Patrona inmemorial de la Isla de San Miguel de La Palma, los orígenes del culto a la Virgen de Las Nieves se pierden en un pasado tan remoto como oscuro, y ha sido motivo de debate insular en todo tiempo. Como escribía en 1753 el dominico palmero fray Luis Tomás Leal en el prólogo de la novena a la Morenita, “ignórase el quándo, quién y de dónde vino aquel portentoso simulacro, que es de piedra, y no muy sólida, de tres quartas de alto, de color clarimoreno y con la preeminencia de todas las señales que, según arreglada crítica, califican por extraordinarias y milagrosas otras santas imágenes”.

El Papa Pío XII, mediante Breve Pontificio dado en Roma el 13 de noviembre de 1952, reconoció y declaró este Patronazgo Inmemorial de la Virgen de Las Nieves y de San Miguel Arcángel sobre toda la Isla de La Palma.

Tras el tradicional concierto en la Plaza interpretado por la Banda Municipal de Música San Miguel de Santa Cruz de La Palma, a las 11:30 de la mañana dará comienzo la solemne Eucaristía concelebrada en el interior de la suntuosa iglesia, centro espiritual de La Palma por antonomasia. Presidirá y predicará don Eduardo Rodríguez Rodríguez, Delegado Diocesano para la Nueva Evangelización y Formador del Seminario Diocesano de La Laguna. Transmitirá en directo la emisora “Cope La Palma” y colaborará el Excmo. Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma.

La imagen de la Virgen es una pequeña efigie de estilo románico tardío del siglo XIV (hay investigadores que aseguran que pertenece al siglo XIII) y se muestra sobrevestida para su culto. Varios estudiosos, entre los que se encuentra el prestigioso profesor palmero Pérez Morera, han considerado su posible origen sevillano. El desaparecido y polifacético artista Fernández García –figura importante en la creación de esta fiesta mariana que nos ocupa- escribió que es “una obra gótica con reminiscencias románicas”. Mide 57 cms. y está realizada en barro cocido, material con el que modelaron sus esculturas los artistas flamencos o franceses activos en la ciudad hispalense en el siglo XV. Hernández Perera nombraba como ejemplos de ellos a Lorenzo Mercadante o Miguel Perrín. El investigador palmero Martín Sánchez ha publicado un minucioso estudio sobre el imaginero Lorenzo Mercadante de Bretaña en el que le atribuye la autoría de la milagrosa imagen. Otros estudiosos, como el Marqués de Cubas en 1694, señalaban que es de “barro portugués con letreros en la orla o manto que no pueden leerse”. También es curioso señalar que la beata María de San José, en 1680, tuvo la revelación de que la imagen de la Negrita había sido formada por los ángeles del cielo de “la columna en que fue azotado el Señor”

Participarán en la celebración: la Rondalla de la Agrupación Folklórica “Tuhoco” del pago de Velhoco, el Coro Parroquial de San Francisco de Asís, la Banda Municipal de Música “San Miguel de La Palma”, la Banda de Cornetas y Tambores “Gayfa” (agrupaciones todas de la capital palmera), así como varios poetas de la Isla.

Recordemos que la “Gran Señora de La Palma” ostenta el título honorífico de Alcaldesa Honoraria y Perpetua de los catorce municipios: Santa Cruz de La Palma (1942), Los Llanos de Aridane (1964), Fuencaliente de La Palma (1982), Breña Baja (1992), Breña Alta (1994), Puntallana (2004), Villa de Mazo (2005), San Andrés y Sauces (2005), Tijarafe (2005), Villa de Garafía (2010), Barlovento (2010), El Paso (2010), Puntagorda (2010) y Villa y Puerto de Tazacorte (2010). Curiosamente también lo es del municipio tinerfeño de Güimar (1985).

El Excmo. Cabildo Insular de La Palma, por unanimidad, ha acordado conceder la Medalla de Oro de la Isla de La Palma al Real Santuario Insular (Pleno del 14 de enero de 2011), así como el título de “Regidora Mayor de La Palma” a la Virgen de Las Nieves (Pleno del 11 de febrero de 2011).

Al término de las solemnidades intramuros, aproximadamente a la una del mediodía, la Virgen –imagen mariana más antigua y que más riquezas atesora de Canarias- saldrá en procesión en torno al templo. Una ocasión excepcional para apreciar de cerca de la sagrada imagen durante la cual recibe la veneración directa y especial de su pueblo. Numerosas personas se arremolinan en torno a sus andas para poder cargarla durante unos instantes y así dar cumplimiento a una promesa; otras para besarle el manto o el baldaquino de plata y hacerle una petición, etc.

Una antigua tradición, recogida en el siglo XVIII por el erudito Viera y Clavijo, señala que la Virgen estaba en la Isla antes de la llegada de las tropas castellanas del Adelantado Fernández de Lugo a finales del siglo XV y que en una Bula Pontificia de Martino V fechada el 20 de noviembre de 1423, ya se hace mención de una capilla bajo la advocación de “Santa María de La Palma”. Existen indicios para pensar, como dijera el profesor Pérez Morera, “que el santuario fue fundado o superpuesto sobre algún lugar que los aborígenes consideraban sagrado”.

Para la procesión estará colocada en sus andas de baldaquino de plata repujada y decorada con motivos barrocos. Datan de 1665 y son las segundas más antiguas del Archipiélago. Las primeras pertenecen a la Virgen del Rosario de Santa Cruz de La Palma. Aquellas andas, junto con el resto del altar trono festivo despiezado en 42 trozos -compuesto por el sagrario, el frontal, las barandas, las cinco gradas, etc.- son llevadas, como cada cinco años, en alegre romería en la tradicional “Bajada del Trono” hasta la Parroquia Matriz de El Salvador. La última se celebró en julio de 2010 y la próxima será en el mismo mes de 2015. En la capilla mayor de ese templo se arma y aguarda bajo dosel de terciopelo y oro la llegada de la Virgen dos semanas después. Recordemos que la Bajada Lustral fue instituida en 1650.

A la “Fiesta de las Madres” acudirán devotos peregrinos y orgullosos romeros de toda la Isla. En aquellos años en los que no se celebran comicios electorales a finales de mayo, siempre esta celebración tiene lugar el último domingo de ese mes. Todos los caminos, una vez más, conducirán a Las Nieves. Como curiosidad digamos que tiene el honor de haber sido el primer Real Santuario nombrado en Canarias, título que ostenta desde que en 1649 fuera acogido por el monarca Felipe IV bajo su Real Patronato.

Existe un curioso mandato del Lcdo. Aceituno al mayordomo de la Virgen, Bartolomé de Morales, fechado el 6 de septiembre de 1576. En él le ordena que tuviera mucho cuidado de que no comieran ni durmieran en la ermita los vecinos que iban a velar a la “Señora” y que no bailaran en veinte pasos alrededor del templo, bajo pena de 6 reales en caso que se “perpetrara alguna danza”. Prohibición que luego fue ratificada en 1629. Recordemos que la imagen de la Patrona Palmera fue canónicamente coronada el 22 de junio de 1930. En esta edición se cumplen 82 años de este privilegio pontificio otorgado por S. S. Pío XI.

Para sobrevestir a la sagrada imagen se le van colocando diferentes vestidos que posee en su valioso ropero. Por ejemplo, para la edición de 2010 –año de Bajada-, se eligió un espectacular traje de tisú granate bordado en oro del siglo XVIII, cuya urdimbre (conjunto de hilos que se colocan en el telar paralelamente unos a otros para formar la tela) es de las más compactas de las piezas que conforman el fabuloso vestuario de la Virgen. Tras muchos años de no habérsele puesto, este lujoso vestido fue escogido entre la veintena de valiosos trajes completos de diversos colores que posee “ASIETA”. Así es como también se conoce a la “Morenita”. Son las siglas de –entre otras interpretaciones- “Alma Santa Inmaculada En Tedote Aparecida”, aunque también “Alma Santa Inmaculada En quien Tenemos Amparo”. Según la leyenda estaba inscrita en la espalda de la imagen. Algo que, sin embargo, no se ha podido comprobar.

En el último tercio del siglo XVI se inició la costumbre de sobrevestir a la sagrada escultura con tocas, mantos, joyas y sayas. El progresivo deterioro sufrido por el paso del tiempo obligó a encerrar la imagen bajo una campana textil. Así quedó configurada su iconografía tal y como la conocemos, embutida dentro de una percha triangular de corte barroco. El pueblo la ha venerado siempre bajo esta apariencia y descubrir su interior es un tabú que hasta ahora no ha sido desvelado. Paz y Morales decía en 1920 que esta forma exterior es la “propia de las imágenes de la Edad Media, teniendo para acomodarle los vestidos dos brazos añadidos, lo mismo que otro Niño Jesús que se pueden mover y separar de su cuerpo a voluntad. En sus vestidos usa de todos los colores, menos el negro, abuso intolerable y que debiera ordenarse el blanco como el único y exclusivo”.

Esta indumentaria se visualiza a través de las primeras representaciones pictóricas llegadas hasta nosotros: un exvoto marinero de 1639, un lienzo y una tabla del siglo XVII, piezas custodiadas en el Real Santuario de Las Nieves. En estas obras la sagrada imagen -vestida de aquella forma triangular- ya se expone a la veneración del pueblo. El mencionado cronista Marín y Cubas da testimonio de ello en 1687: “hoy está metida en una funda de madera que la hace más alta, y es además aderezada con vestidos y joyas…”

Otros ejemplos: para sobrevestir a la sagrada imagen en 2009, se eligió un magnífico y valioso traje de seda confeccionado en rico brocado de primavera muy antiguo. Está entretejido con hilos de oro. Se denomina “primavera” ya que el dibujo se basa en muchas clases de flores. En este caso concreto, la que más predomina es el clavel. El vestido que lució en la edición de 2008 fue un espléndido traje verde claro muy antiguo, confeccionado en brocado, también entretejido con hilos de oro, de modo que este metal forma en la cara superior unas grandes flores briscadas de diversas tonalidades. No se le ponía después de unos quince años. En el año 2007 se la revistió con otro valioso traje verde como símbolo de la frondosidad y el verdor de los campos de Villa de San Andrés y Sauces que tuvo el honor durante esta fiesta de entregarle los atributos como su “Alcaldesa Honoraria y Perpetua”. También fue elegido por ser precisamente el color de la Virgen de la Montaña, Montserrat -Patrona de ese municipio-. El año anterior se eligió un traje verde claro y luminoso confeccionado en oro y plata y riquísimas telas del siglo XVIII en honor a Villa de Mazo, como símbolo de la campiña y sol de sus costas y por el mismo motivo. El año 2005, se le colocó un precioso y rico traje rojo en honor a San Juan Bautista (color de la sangre derramada en su martirio), patrón de Puntallana, al ser este municipio el que honró a la Patrona Insular con el mismo título; y así un largo etcétera.

Antes de la entrada de la Virgen en el templo, y de que le sean tributados los honores reales por las dos bandas mencionadas, tendrá lugar la ofrenda floral y poética y la exhibición folklórica.

La ofrenda floral a la “Virgen Negra de La Palma” la iniciará el Ilmo. Sr. don Miguel Angel Morcuende Hurtado, Director Insular de la Administración General del Estado, y su esposa, doña Isabel Trujillo Plasencia, representantes este año de los matrimonios de la Isla. La pareja estará acompañada por diversas representaciones infantiles y juveniles de La Palma. Previamente desfilarán los niños y las niñas portando cestas de flores durante la procesión delante de la Patrona, mientras que la mencionada dama sostendrá un cojín de terciopelo rojo bordado en oro sobre el que irá una rosa natural. Ésta será colocada en las manos de Nuestra Señora de Las Nieves, junto a la “Rosa Áurea” de oro macizo que le regalara doña Manuela Sotomayor en 1960 y que lleva en las grandes solemnidades. A veces el lugar elegido para colocar la flor es la base de plata al lado del creciente de luna de la Virgen. A los aplausos de los presentes se añadirán el repique de campanas y la explosión de voladores. Emotivo instante en el que siempre se resbala más de una lágrima.

La concentración espiritual y majestad icónica que emana del rostro de esta imagen, esquemáticamente idealizado, refleja lo eterno y sobrenatural. Pérez Morera continuaba diciendo que “tal vez a ello se debe la poderosa atracción que ejerce sobre quien lo contempla y la devoción despertada a través de los siglos”. Fray Diego Henríquez en 1714 decía: “el rostro es perfecto y lleno; los ojos, rasgados y abiertos que parecen mirar a todas partes; las mejillas rosadas; el color moreno, no con exceso obscuro; ostenta majestad y mueve a veneración y devoción…”

Los numerosos niños y niñas que han participado en la procesión portando ramos y cestas de flores las repartirán, una vez bendecidas por el sacerdote, a todas las madres presentes en la Plaza del Santuario.

Habrá un recuerdo especial para las madres difuntas. Se interpretará por Coros y Banda el “Himno a la Madre”, con letra de Gumersindo Galván de las Casas y música de Felipe López Rodríguez, ambos fallecidos.

Hasta hace unos años, la Virgen paraba y era girada unos instantes hacia la ventana de la casa rectoral para saludar a la madre de don Pedro Manuel, rector del Santuario, quien ya muy anciana no podía asistir a la procesión. Unos instantes cargados de emoción. El descanso de la procesión dejó de hacerse una vez falleció la señora.

Al paso de la procesión por la Calle del Museo Sacro, quedará bendecida la nueva rampa de acceso para personas con discapacidad, desde los aparcamientos que, en varios niveles, comienza estos días a mejorar el Excmo. Cabildo Insular de La Palma.

El fervor del pueblo imploraba su auxilio cuando alguna catástrofe asolaba la isla: epidemias, volcanes, langosta, sequías… Uno de los tantos prodigios que se le atribuyen fue el que sucedió en 1646, cuando se extinguió el primer volcán de Fuencaliente, día en que, según recogen las actas del Cabildo, “amanecieron las cumbres de esta isla llenas de nieve”.

Varios poetas de la Isla rendirán homenaje a la Virgen ofreciéndole algunas piezas poéticas y la agrupación Tuhoco del pago capitalino de Velhoco hará la ofrenda folklórica, consistente en danzas y cantos de la “Patria Chica” y ataviados con los preciosos trajes tradicionales.

Coros y Danzas Nambroque de La Palma de la capital (Medalla de Oro de Canarias en el año 2004, entre otros muchos galardones) ha venido clausurando –no ha sido así en algunas ediciones en la que los diversos pueblos de la Isla la han nombrado Alcaldesa Honoraria y Perpetua, etc.- el emotivo acto ante la venerada Imagen y la concurrencia. Esta admirada agrupación folclórica inició -hace ya cuarenta y dos años- esta entrañable “Fiesta de Las Madres”, conjuntamente con el Real Santuario y el desaparecido investigador palmero Alberto- José Fernández García.



José G. Rodríguez Escudero
GALERÍA:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si eres usuario Google, deja tu opinión respetuosa sobre este tema.